Se ha producido un error en este gadget.

domingo, 23 de mayo de 2010

A MANOS LLENAS


Solo escuché, tráfico… accidente.
No entendí nada… no quise escuchar nada más… y me derrumbé… todo mi mundo se vino abajo y sentí dolor, sólo pensar que no te habías despedido de mí… no te escuché tu última palabra.
Mi madre solía decir, que una sola palabra puede crearte un amigo para siempre o un enemigo para toda la vida.
Reconozco que despertar cada día, es un nuevo reto que creo no podré superar. La soledad, la tristeza, se han convertido en mis nuevas amistades. Tus recuerdos y mis lágrimas me acompañan en todo momento.
No quiero que nadie me regale rosas blancas, no quiero que nadie me pregunte porque no me gusta el café, no quiero que nadie me diga…¡ven, ven aquí!
Pasó el otoño, le siguió el invierno, y ahora ha llegado la primavera, te fuiste sin una sola palabra y ahora has vuelto; has aparecido con las manos llenas de palabras, de recuerdos, de suspiros y besos.
Cierro los ojos, no quiero despertarme. Y sigo escuchando a lo lejos ¡Pobrecita, pobrecita, que sola se quedó!
¿Quién? ¿Yo?

2 comentarios:

  1. Hola Rosí, muchas gracias por tus comentarios, eres muy amable conmigo, bueno con todo el mundo. Tú nunca estarás sóla porque siembras cariño y eso siempre da sus frutos. Un beso muy fuerte.

    ResponderEliminar
  2. ¡Muchas gracias! leer estas palabras, sube la autoestima "hasta el infinito y más allá". Poco a poco voy subiendo cosas en mi blog, un blog que es un poco mi diario " no privado" con el que compartir mis sentimientos y mis vivencias diarias, gracias Paloma por acercarte por aquí. Un besito.

    ResponderEliminar