Se ha producido un error en este gadget.

jueves, 24 de febrero de 2011

CAJA DE BOMBONES


25 de enero 2008

Alguien me dijo que hoy estaba guapa… y vine corriendo a casa y me miré en el espejo ¿porque la gente miente tanto?… se suponen que son mis amigos… los que antes me hicieron reír, ahora me hacen llorar… no, no estoy guapa, no me siento guapa.

Querido diario… hoy estoy escribiendo otra página… estoy trazando líneas inteligibles en este folio en blanco, porque así es mi vida… no hay quien la entienda.

Hoy estoy contenta, sí, aprendí una cosa importante.¡He aprendido a mentir!

¡Ufff que susto! mi madre entró en mi habitación y casi me pilla… te escondí rápidamente debajo de mi cama, pero ahora parece que ya no la escucho por aquí.

Hasta hoy, supe dominar mi mundo. Nunca tuve miedo a lo desconocido, estamos aquí de paso, sí… solo es eso… un paseo por un largo túnel hacia nuestro destino.

7 de marzo de 2008

Me siento cansada, veo en el espejo mi reflejo, y no me veo a mí misma… no me gusto nada, dicen que estás destrozando mi vida… pero tú “mi espejo” no hagas caso, los dos hemos de seguir adelante, cogeremos nuestro tren, ¿quién dijo que es el último?

21 de mayo de 2008

He encontrado la mejor forma de hacerlo, ya no siento dudas, prometí que no volvería a caer, pero lo he vuelto hacer… mentir… mentir. Rompí las promesas, esto duele, me está destruyendo por dentro.

¡Una caja de bombones! eso es lo que me han regalado hoy… ¿pero no está el mundo loco? ¡No quiero bombones! no quiero… comer, sería la palabra exacta.

13 agosto de 2008

Han pasado casi tres meses desde la última vez que escribí en este diario que me regaló mi mejor amiga, con motivo de mi decimoquinto cumpleaños, noto un temblor en mis manos, siento que se me eriza la piel, me encuentro sola en esta fría estancia.

Siento que me falta el aire, me hundo en la arena que está bajo mis pies, se apaga mi luz… eso sí, no soy capaz todavía de mirar un espejo, no quiero ver mi reflejo en él… todavía no.

13 septiembre de 2008

Decidí ingresar aquí, porque quiero ver de nuevo mi luz… quiero reír junto a mis amigos, quiero volver a amar… quiero…quiero volver a vivir…

“Si caes siete veces, levántate ocho”

18 de septiembre de 2008

Un momento, esta no es mi letra, ¿quien ha escrito esto?

¿Quién ha osado leer mi diario? Esta letra no es de mi familia, no, no me es conocida… me pesan los parpados, no puedo mantener mis ojos abiertos, mañana será un nuevo día… sí, hasta mañana.

22 de octubre de 2008

“Hay libros cortos qué para entenderlos como se merecen, se necesitan una vida muy larga”

Hoy las lágrimas corren por mis mejillas ¿quién me ha escrito esto de nuevo? no, no estoy enfadada… alguien me quiere… ayudar… esa es la palabra.

Me siento más animada, he preguntado a las enfermeras, a los psicólogos, al personal de limpieza, a todos y cada uno de ellos, he enseñado mi diario, si alguien conoce esa letra, pero no me han dicho nada, solo han corroborado lo que dicen esas frases, que siga adelante… parece fácil, pero no lo es…

21 de Noviembre de 2008

El médico vino esta mañana y ya me ha insinuado mi nuevo regreso a casa, estoy contenta, muy contenta. No quiero agobiarme, pero creo que daré un giro importante a mi vida… tendré prioridades qué cuidar… mi familia, mis amigos… estoy deseando llegar a casa.

“Puede ser un héroe lo mismo el que triunfa que el que sucumbe; pero jamás el que abandona el combate, enhorabuena”

La persona que escribe en mi diario, conoce mi forma de pensar, es más, diría que es como mi conciencia, tengo que preparar la maleta e irme, pero estoy desconcertada, quiero conocer a esa persona que me roba el diario por las noches.

Dejo atrás ese lugar donde ha sido mi residencia durante un año… he perdido un año de mi vida ¿he perdido? No es la palabra correcta, porque he encontrado el sentido de mi vida, me he encontrado a mí misma, no todas las chicas que he conocido aquí, han tenido la misma suerte que yo… gracias a la vida, gracias…

22 de Diciembre de 2008

Corro hacia el coche de mi padre, todos me esperan allí, y les beso, les abrazo… comenzamos una nueva vida…

-¡Nieves! Alguien ha pronunciado mi nombre, y miro hacia donde proviene la voz…

Es mí médico … viene sonriendo… y trae algo en sus manos… ¡una caja de bombones! le miro con reproche, él toma mis manos y deposita en ellas la caja.

-Son bombones, envueltos cada uno en un papel de distinto color … tómatelos con calma, dosificando cada momento de la vida…los rojos cuando estés enamorada, los blancos cuando estés con los amigos, los azules en momentos que tomes decisiones importantes y los rosas cuando estés con tu familia… me dice, y yo asiento con la mirada.

Subo al coche… me despido con la mano de él… y miro de nuevo mi caja de bombones… hay una tarjeta que no había visto…

“Un amigo es quien abraza un secreto, siendo nuestro seguro cómplice, quién ablanda la angustia, quien aconseja en una decisión, y sobre todo, quien alegra y conforta… llámame cuando me necesites”.

La letra me es conocida, sí, la letra del diario es la misma…me doy la vuelta en el coche, miro por la luna trasera y veo la figura del Doctor entrando de nuevo al edificio.

-Señorita, tendrá que comprar de nuevo otra caja de bombones… y esperemos que pronto, se la regalemos a otra “invitada”. Ambos sonríen y asienten…

6 de Mayo de 2009

Acabo de venir de mi revisión médica… y estoy muy contenta, me han dado el alta… sí, si sigo así no necesitaré más revisiones, solo tengo que cuidarme y ser feliz.

Le entregué al Doctor unos envoltorios de bombones, y me miró extrañado… pero yo le he explicado así…

Los 6 envoltorios blancos, me los comí todos de golpe, porque mis amigos me hicieron reír y reír.

Los 6 envoltorios rosas… son de cada uno de mi familia, a quien también les hice participes de mis bombones… ellos son el pilar de mi vida…sin ellos no soy nadie.

2 envoltorios azules, solo usé dos, uno por darme cuenta lo bonito que es vivir y el otro porque decidí retomar mis estudios. Y un envoltorio rojo… porque me enamoré… me he enamorado por primera vez.

Querido diario, perdóname por lo que voy hacer, pero no volveré a escribir más en estas páginas, dicen que la vida es como un libro con páginas en blanco… que en cada frase te conviertes en luchador, y eso es lo que voy a hacer por mí… luchar, vivir y ser feliz.

jueves, 17 de febrero de 2011

REFLEJO DEL ALMA


13:40 de un 13 de agosto… viernes para dar más pistas. No soy supersticiosa, al contrario todo lo bueno que me sucede en la vida, tiene de común el número 13.

No estás tranquilo, noto como tus prisas por querer llegar a este mundo, están haciendo mella en mi cuerpo… él médico al principio no ha querido ni mirarme, no estamos dentro de las fechas, pero he insistido… eres mi segundo bebé y ya algunos detalles no se me escapan como la primera vez.

Insisto en que estás a punto de llegar y, sonríe mirando al papá… seguro que esa mirada es bastante significativa… pero mi instinto femenino no me falla esta vez, y efectivamente luego son prisas…

Llamadas de teléfono se suceden una tras otra, para preparar el quirófano, para darme una cama.

La naturaleza a veces por no decir siempre es mucho más sabia que la pericia de algunos doctores y allí estás tú… empujando hacia la vida… unos sudores fríos me acompañan en algún momento pese a ser mediodía de un caluroso día de agosto.

Aún conservo el ánimo, pero los dolores van aumentando por momentos. (Todavía no existía, esa maravilla que se llama “epidural”)

Ya semiacostada en la camilla del paritorio, tengo a mi lado siempre al futuro papá, está vestido con su bata estéril, y no sabe dónde poner sus manos… porque tengo los brazos llenos de cables de los monitores, sueros que gota a gota nos van dando un último aliento en estos momentos difíciles .

A veces me das un momento de respiro y descanso plácidamente casi diría que sueño contigo, y aguardo la contracción siguiente.

Y de pronto escucho la palabra mágica…” empuja” … “empuja” ya veo la cabeza del niño… y respiro profundamente… dentro de unos minutos habrá acabado todo, cierro los ojos, y empujo de nuevo… ahora no veo a nadie, no siento a nadie…solo sé que me separaran de ti, que ya serás una persona independiente, y noto un gran vacío… mientras el Doctor te saca con muestras de júbilo, y te limpian las mucosidades para que tu llanto se escuche alto y claro en aquella fría estancia.

Papá ríe nervioso, y yo… solo te miro… quiero empaparme en ese bello recuerdo… me miras con esos grandes ojos, que hice para ti, y noto tu pequeño cuerpo encima de mí… me buscas y yo te busco a ti.

Ha llegado el momento de cortar nuestra unión y lloro… no de dolor, sino de pensar que ya no eres mío, que aquí se acaba nuestra unión.

Y tu manita acaricia mi pecho… y te sonrío… sí, porque he visto el reflejo de tu alma en la mía… somos dos almas en un mismo cuerpo.

Y hablo con papá… le digo, que eres el niño más guapo del mundo, y él me contesta que tengo toda la razón del mundo. (Bueno por una vez me da la razón a la primera)

Pero tu carita se gira, siempre que hablo yo y nos dice el Doctor, qué no lo saben con seguridad pero un bebé siempre vuelve la cara hacia una voz femenina, estará acostumbrado a escuchar la voz de la madre.

Estamos agotados y empezamos nuestra aventura… juntos empezamos a vivir uno al lado del otro.

Y así como un libro con páginas en blanco, hemos ido escribiendo palabras… con silencios, con llantos, con risas.

¡Juntos 15 años!… este fin de año te envié un sms.

Feliz año cariño, perdóname por no poder estar contigo esta noche. ¡Te quiero!

Y me hiciste la madre más feliz del mundo, cuando recibí tu contestación…

“Mami, tú siempre estás conmigo”

lunes, 14 de febrero de 2011

Un San Valentin para no olvidar

Dos años sin ella, un pasito más para poder encontrarla y que sus padres tambien descansen...

* * *


Ocho y media de la mañana, llego a casa después de una ardua y larga noche de un fin de semana agotador. Abro la puerta sigilosamente para que mi familia siga plácidamente durmiendo.

Entro al salón y me encuentro con la sorpresa de que sobre el sofá está reclinado en él, un gran corazón rojo con un mensaje que dice “I love you”. Sonrío ante semejante “cursilería” porque sé que no soy la destinataria de dicho regalo.

Pero inconscientemente me siento en el sofá y acaricio ese corazón. Supongo que la propietaria es mi hija de diecisiete años, que lleva saliendo con un chico desde hace unos meses y sonrío, pero es una sonrisa triste.

Esta noche hemos recibido la triste noticia de que “Marta” ya no cumplirá su mayoría de edad, ya no recibirá más regalos por San Valentín.

Me levanto lentamente y descalza recorro el pasillo hasta llegar a mi habitación…allí al lado de la mía, encuentro una puerta entreabierta y en su cama, la veo a ella.

Creo que nunca le di tanta importancia a esos momentos, acaricio su cabello revuelto y recuerdo su última frase.

-¿Mamá, voy guapa?

Y pienso en esos momentos. ¿Y sí ella no hubiese vuelto?...

jueves, 10 de febrero de 2011

PRESENTACION DE MI SEGUNDO LIBRO

(Esto es más o menos lo que tengo preparado, aunque dejo a la improvisación los detalles de la presentación) ¡Ya os contaré!

En primer lugar quería agradecer a la Concejala de Participación Ciudadana, Carmen Urtado que nos haya obsequiado con su visita y su ofrecimiento para poder realizar aquí esta presentación. A Isabel San Sebastian darle las gracias por el fantástico prólogo con el que abrimos nuestro libro. Y a Victoria Uroz, Directora de la fundación Linea de atención a la mujer, a la que la editorial destinará sus beneficios.

A Mª Jesús, mi compañera de letras y una de las autoras que ha hecho posible que estemos hoy aquí. No quiero olvidarme de Gloria, Gema y Cristina, las otras tres autoras que por distancia y compromisos profesionales no han podido asistir a esta presentación. Y a Chule nuestro editor que sin él, este libro posiblemente no existiría.

Ocurre a veces, que en esta porción de tiempo que el orden universal nos regala y que nosotros llamamos vida, se confabula el destino, para que cinco autoras coincidan en el momento y lugar y nazca un proyecto en conjunto.

Así nació “Prohibido pisar las flores.”

Durante casi un año este libro ha sido llamado “Libro social”, porque desde un principio queríamos dedicarlo en exclusiva a una fundación.

Este título inicialmente estaba destinado a un relato de un niño de Sudán, porque es curioso ver como aquí en cualquier lugar civilizado nos prohíben pisar el césped de un jardín o pisar las flores. Sin embargo un niño de la misma edad, en otros países le colocan un fusil en sus manos para matar, con estas dos intenciones entenderemos el estereograma de la realidad.

El libro presenta una selección de veinticinco temas candentes de la actualidad. Un libro que hojeando entre sus páginas, está lleno de luces y sombras como la vida misma.

Por ser mujer, hemos querido tratar de tú a tú temas, como la maternidad, adopción, anorexia, cáncer de mama, violencia de género, y desigualdad económica o racial, entre otros temas escritos con sencillez y naturalidad.

Un libro que profundiza en los aspectos psicológicos y afectivos y que a veces nos permite visualizar imágenes en blanco y negro, como las fotografías que acompañan estas historias.

Como bien dijo Isabel en su prólogo… hemos cogido el guante que nos lanzó el pensador británico Edmund Burke, y hemos introducido el dedo directamente en las heridas, destapando sin tapujos nuestros complejos y miedos.

No sé hasta dónde nos conducirá este libro, pero lo que si desearía para él, es que no sea destinado a ocupar espacio en una estantería, sino que cuando terminéis de leerlo, os quedéis con la esencia y empecéis a vivir la vida realmente, haciendo lo que os guste, luchando por lo que se quiere y que ningún obstáculo nos lo impida.

Ya dijo Confucio en una de sus celebres frases. “Compro arroz para vivir, y compro flores para tener algo por lo que vivir”.

Si alguna vez se pregunta ¿por qué la vida es tan bella? Alguien puede responderle.

-¡Porque existimos!

Y si ese alguien le obsequia con flores sonrían, porque esto es lo más bonito que les puede suceder en la vida. ¡Gracias!

martes, 8 de febrero de 2011

Las mil y una excusas para volver...


El valle de la tranquilidad: Espectacular, impresionante, cerré los ojos y robé al aire una mezcla de perfume. Y abrí de nuevo los ojos para enamorarme del lugar. Cogí mi cámara fotográfica e inmortalicé una instantánea que pondré aquí (cuando mis hijos me pongan las fotos en el ordenador, todavía dependo de ellos informáticamente, jejeje)

La ruta de los volcanes: Dicen que es lo más parecido a la Luna… y es completamente cierto, viajar por esas angostas carreteras serpenteantes entre colores ocres, algún verde y la profundidad del color negro, es realmente alucinante. Para más inri… te ponen música suave clásica y entonces te transportas a otra dimensión.

Dos baños: Sus aguas con una temperatura media de 19 grados, invitan a los más valientes introducirse en ellas. Yo fui una de ellas aunque un buen resfriado ya llevaba, pero no pude resistirme, ahora como sigo de vacaciones me tomaré unos sobres de xumadol…

La comida y la estancia en el hotel: Un placer para todos los sentidos. Nota alta, le doy a la comida… y si no que se lo digan a los kilitos que me he traído de sobrepeso. Papas con mojo picón, verde, rojo… entrecot a la plancha y langostinos en salsa rosa, más los múltiples postres han sido mi perdición.

Relaciones: He conocido gente muy interesante, desde un guitarrista heavy quien me dejó impresionada por su buena educación y hasta nos invitó a una botella de un rioja excelente en las dos últimas cenas. ¡Gracias! Ingleses, alemanes a quien el idioma no ha sido un obstaculo para mantener una conversación... hasta un ingles me dijo, que era la primera vez que con una mujer española hablaba de politica... como no, hablabamos de la crisis mundial y que esperamos todos una mejoría para años venideros.

Supe también el porqué de las mil y una excusas para ir a Lanzarote, y en una de esas cenas hicimos esa pregunta a los más solitarios. Desde una tendinitis el guitarrista heavy, una forma de ahorrar en cremas otra de las chicas que conocí y de vez en cuando se da una vuelta por las canarias para comprar cremas, colonias y tabaco… y con eso ahorra para otro viaje, pero las que más era para disfrutar de unos días de sol, de relax y creo firmemente que todos conseguimos nuestro objetivo. Bueno allí se quedó unos dias más cojeando el pobre guitarrista...

Eso sí… al llegar al aeropuerto después de haber pasado una semana inolvidable, y donde todo había ido como la seda… mi maleta tenía 3 kilos de sobrepeso… (ella no creo que se fuese al buffett del hotel, jajaja) pero teníais que verme poniéndome una prenda sobre otra para no tener que pagar sobrepeso de equipaje… pero eso me ha servido para saber… que no puedo traer tantos regalitos a la familia…

Hasta la próxima amigos.