Se ha producido un error en este gadget.

jueves, 24 de febrero de 2011

CAJA DE BOMBONES


25 de enero 2008

Alguien me dijo que hoy estaba guapa… y vine corriendo a casa y me miré en el espejo ¿porque la gente miente tanto?… se suponen que son mis amigos… los que antes me hicieron reír, ahora me hacen llorar… no, no estoy guapa, no me siento guapa.

Querido diario… hoy estoy escribiendo otra página… estoy trazando líneas inteligibles en este folio en blanco, porque así es mi vida… no hay quien la entienda.

Hoy estoy contenta, sí, aprendí una cosa importante.¡He aprendido a mentir!

¡Ufff que susto! mi madre entró en mi habitación y casi me pilla… te escondí rápidamente debajo de mi cama, pero ahora parece que ya no la escucho por aquí.

Hasta hoy, supe dominar mi mundo. Nunca tuve miedo a lo desconocido, estamos aquí de paso, sí… solo es eso… un paseo por un largo túnel hacia nuestro destino.

7 de marzo de 2008

Me siento cansada, veo en el espejo mi reflejo, y no me veo a mí misma… no me gusto nada, dicen que estás destrozando mi vida… pero tú “mi espejo” no hagas caso, los dos hemos de seguir adelante, cogeremos nuestro tren, ¿quién dijo que es el último?

21 de mayo de 2008

He encontrado la mejor forma de hacerlo, ya no siento dudas, prometí que no volvería a caer, pero lo he vuelto hacer… mentir… mentir. Rompí las promesas, esto duele, me está destruyendo por dentro.

¡Una caja de bombones! eso es lo que me han regalado hoy… ¿pero no está el mundo loco? ¡No quiero bombones! no quiero… comer, sería la palabra exacta.

13 agosto de 2008

Han pasado casi tres meses desde la última vez que escribí en este diario que me regaló mi mejor amiga, con motivo de mi decimoquinto cumpleaños, noto un temblor en mis manos, siento que se me eriza la piel, me encuentro sola en esta fría estancia.

Siento que me falta el aire, me hundo en la arena que está bajo mis pies, se apaga mi luz… eso sí, no soy capaz todavía de mirar un espejo, no quiero ver mi reflejo en él… todavía no.

13 septiembre de 2008

Decidí ingresar aquí, porque quiero ver de nuevo mi luz… quiero reír junto a mis amigos, quiero volver a amar… quiero…quiero volver a vivir…

“Si caes siete veces, levántate ocho”

18 de septiembre de 2008

Un momento, esta no es mi letra, ¿quien ha escrito esto?

¿Quién ha osado leer mi diario? Esta letra no es de mi familia, no, no me es conocida… me pesan los parpados, no puedo mantener mis ojos abiertos, mañana será un nuevo día… sí, hasta mañana.

22 de octubre de 2008

“Hay libros cortos qué para entenderlos como se merecen, se necesitan una vida muy larga”

Hoy las lágrimas corren por mis mejillas ¿quién me ha escrito esto de nuevo? no, no estoy enfadada… alguien me quiere… ayudar… esa es la palabra.

Me siento más animada, he preguntado a las enfermeras, a los psicólogos, al personal de limpieza, a todos y cada uno de ellos, he enseñado mi diario, si alguien conoce esa letra, pero no me han dicho nada, solo han corroborado lo que dicen esas frases, que siga adelante… parece fácil, pero no lo es…

21 de Noviembre de 2008

El médico vino esta mañana y ya me ha insinuado mi nuevo regreso a casa, estoy contenta, muy contenta. No quiero agobiarme, pero creo que daré un giro importante a mi vida… tendré prioridades qué cuidar… mi familia, mis amigos… estoy deseando llegar a casa.

“Puede ser un héroe lo mismo el que triunfa que el que sucumbe; pero jamás el que abandona el combate, enhorabuena”

La persona que escribe en mi diario, conoce mi forma de pensar, es más, diría que es como mi conciencia, tengo que preparar la maleta e irme, pero estoy desconcertada, quiero conocer a esa persona que me roba el diario por las noches.

Dejo atrás ese lugar donde ha sido mi residencia durante un año… he perdido un año de mi vida ¿he perdido? No es la palabra correcta, porque he encontrado el sentido de mi vida, me he encontrado a mí misma, no todas las chicas que he conocido aquí, han tenido la misma suerte que yo… gracias a la vida, gracias…

22 de Diciembre de 2008

Corro hacia el coche de mi padre, todos me esperan allí, y les beso, les abrazo… comenzamos una nueva vida…

-¡Nieves! Alguien ha pronunciado mi nombre, y miro hacia donde proviene la voz…

Es mí médico … viene sonriendo… y trae algo en sus manos… ¡una caja de bombones! le miro con reproche, él toma mis manos y deposita en ellas la caja.

-Son bombones, envueltos cada uno en un papel de distinto color … tómatelos con calma, dosificando cada momento de la vida…los rojos cuando estés enamorada, los blancos cuando estés con los amigos, los azules en momentos que tomes decisiones importantes y los rosas cuando estés con tu familia… me dice, y yo asiento con la mirada.

Subo al coche… me despido con la mano de él… y miro de nuevo mi caja de bombones… hay una tarjeta que no había visto…

“Un amigo es quien abraza un secreto, siendo nuestro seguro cómplice, quién ablanda la angustia, quien aconseja en una decisión, y sobre todo, quien alegra y conforta… llámame cuando me necesites”.

La letra me es conocida, sí, la letra del diario es la misma…me doy la vuelta en el coche, miro por la luna trasera y veo la figura del Doctor entrando de nuevo al edificio.

-Señorita, tendrá que comprar de nuevo otra caja de bombones… y esperemos que pronto, se la regalemos a otra “invitada”. Ambos sonríen y asienten…

6 de Mayo de 2009

Acabo de venir de mi revisión médica… y estoy muy contenta, me han dado el alta… sí, si sigo así no necesitaré más revisiones, solo tengo que cuidarme y ser feliz.

Le entregué al Doctor unos envoltorios de bombones, y me miró extrañado… pero yo le he explicado así…

Los 6 envoltorios blancos, me los comí todos de golpe, porque mis amigos me hicieron reír y reír.

Los 6 envoltorios rosas… son de cada uno de mi familia, a quien también les hice participes de mis bombones… ellos son el pilar de mi vida…sin ellos no soy nadie.

2 envoltorios azules, solo usé dos, uno por darme cuenta lo bonito que es vivir y el otro porque decidí retomar mis estudios. Y un envoltorio rojo… porque me enamoré… me he enamorado por primera vez.

Querido diario, perdóname por lo que voy hacer, pero no volveré a escribir más en estas páginas, dicen que la vida es como un libro con páginas en blanco… que en cada frase te conviertes en luchador, y eso es lo que voy a hacer por mí… luchar, vivir y ser feliz.

1 comentario:

  1. es curioso como a veces unas pocas palabras pueden surtir tal efecto, muy bonito un saludo

    ResponderEliminar